Make your own free website on Tripod.com

Home

RESULTADOS | TRAQUEOS | OBSERVADOR HIPICO | ANGOSTURA HIPICA | EJEMPLARES CAMPEONES | HISTORIA DEL HIPISMO | DATOS MENSAJERIA DE TEXTO | HIPISMO EN ESPAÑOL ( EL TURF EN HISPANOAMERICA)
HISTORIA DEL HIPISMO
CAMPEONES DEL HIPISMO ( WEB HIPICA RADIO )

HISTORIA Y ANECDOTAS DEL TURF NACIONAL E INTERNACIONAL

caballo.gif

Origen de la Hípica Venezolana
por Mario Cardozo

Recientemente alguien nos consultaba acerca del origen de las carreras de caballos en Venezuela, en forma organizada. Después de un trabajo de investigación que incluyó numerosas consultas, se puede llegar a la conclusión que todo comenzó en Angostura, antiguo nombre de Ciudad Bolívar.

Las iniciaron los ingleses, según testimonio de El Correo del Orinoco, en 1818. Estos desafíos se hacían a campo traviesa, naciendo con ello la tradición hípica en la región. Durante muchos años hubo este tipo de carreras en lo que actualmente es el Paseo Orinoco.

Se entregaron en concesión los terrenos de lo que hoy se conoce como Plaza Centurión para edificar en ellos un hipódromo a finales del siglo 19, pero este proyecto jamás cristalizó.

Fue en 1907 cuando se fundó el primer hipódromo en Ciudad Bolívar. Se construyó con tribunas y cerca perimetral, en un lugar que se conoce como Santa Lucía, hoy La Carioca, hacia la zona del puerto de Ciudad Bolívar. Después fue mudado y bautizado Angostura en la actual avenida 17 de diciembre.

ANTONIO LICCIONI ES EL PADRE

El poeta Luis Alberto Crespo se inspiró en la obra inconclusa de Luis Alberto Morales Balestrazzi, "Nacimiento de la Hípica" (1876-1945), para adentrarse en los albores de nuestro hipismo. Así describe el inicio: "Allá en El Callao, donde el viejo y rico Antonio Liccioni, el magnate de las minas de oro en tiempos de Guzmán, dispuso de un descampado para echar a correr los caballitos guayaneses a fin de distraer a su peonada de los achaques del oficio y porque la riña de gallos demandaba una espuela demasiado sangrienta en las apuestas. .. una historia que tuvo su primer día en una sabana cercada a orillas del Cuyuní que hollaba la pezuña del cerrero criollo al que pronto don Liccioni enfrentaría los primeros aristócratas solípedos que hacía traer de Demerara o Trinidad"...

Antonio Liccioni fue un italiano que comenzó a comerciar en Ciudad Bolívar en 1869, procedente de Colombia. En uno de sus frecuentes viajes tomó interés por las minas de El Callao. Logró mucho éxito económico pero no medía sus gastos, sufriendo serio revés financiero a fines del siglo XIX. Se tiene como inicio de la hípica organizada, con un hipódromo el año de 1876.

LA MAGIA DE LOS HIPODROMOS

Los hipódromos representan un universo en escala. Son el santuario de los aficionados a las carreras de caballos. El mundo donde convergen los apostadores, la gente de las más diversas actividades, los industriales, los periodistas, los obreros, taxistas y muchos otros, los días de las grandes carreras, cuando las chaquetillas multicolores brillan cual acuarela viviente. Los demás días los hipódromos pertenecen a los jinetes, a los entrenadores, a los caballerizos y los purasangre que allí se ejercitan.

Los principales hipódromos del mundo son lugares de peregrinación para los aficionados a las carreras de caballos. El público acude masivamente cuando se celebran pruebas importantes. Claro que los atrae la competencia hípica, pero no es sólo ello la motivación que los impulsa a apretujarse en las tribunas y sitios cercanos a las pistas.

Las ventanillas de las taquillas de apuestas, la atracción del juego, necesidad lúdica que nació con el hombre, es lo que en realidad seduce a la mayoría. Al mundo del hipismo lo cubre una extraña atmósfera que se extiende sobre los hipódromos y hace olvidar las enormes sumas de dinero que allí cambian de mano.

DESARROLLO HIPICO GUAYANES

Se ha establecido que en los años 20 dio comienzo el hipismo organizado en la región. Se corría en Ciudad Bolívar y El Callao lo que los argentinos conocen como carreras cuadreras. Se reunían grupos con caballos árabes, mestizos y criollos que eran enfrentados en desafíos para satisfacer la vanidad de sus dueños y por apuestas entre amigos.

De allí nació la necesidad de construir escenarios para el espectáculo que había sido aceptado por la población. En El Callao los mineros fueron factor importante para construir un pequeño hipódromo en el cual se corría al estilo inglés. La idea fue imitada en Guasipati, Tumeremo y Upata, donde funcionó el hipódromo "Las Guarataras" por varios años. En esos días operaban cinco hipódromos en dicha región.

El primer hipódromo de Ciudad Bolívar fue el "Angostura" en lo que hoy es la avenida 17 de diciembre, que para aquella época era las afueras de la ciudad. En la actualidad existe en esa área una clínica y varios centros comerciales. Vino luego el Hipódromo Municipal de Ciudad Bolívar en un lejano sector conocido como "Jobo Liso", inaugurado el 22 de mayo de 1965. Hoy la zona está densamente poblada.

ESCUELA DE PROFESIONALES

La primera carrera disputada en este escenario fue ganada por el tordillo Citation con la monta de M. Machuca. Actualmente se está presenciando el renacimiento de la hípica guayanesa luego de una aguda crisis que estuvo a punto de colapsarla. Ciudad Bolívar ha sido pródiga en formar jinetes que luego han sido estrellas en el firmamento nacional e internacional. Tales como Argenis Rosillo, José Luis Rodríguez, José Luis Lugo, el malogrado y siempre recordado Douglas Valiente, Críspulo Bravo, Harvey Figueredo, quien fue el domador de Río Chamita; Ramón Eduardo Ibarra, el actual campeón Emisael Jaramillo; José Padrón, Pedro Yánez, Miguel Carpio, Freddy Martínez, José Javier Zerpa, José Villalba, José Almeida, José Petrocelli, salido de las carreras cuadreras; Germán González, Rigoalberto Sarmiento, Neomar Meza, José Gregorio Díquez, Marcos Espinoza, Jorge Martiniano Palma, Jean Carlo Velásquez, Gregorio Saballo, Williams Gálviz, David Boraco, Rubén Darío Made, Franklyn y Eduardo Véliz. Luis Enrique Farfán, E. Tuárez, Rafael Angel Frazzani, Daniel Centeno, H. Moreno, Gustavo Betancourt y los desaparecidos John Rocha y Juan Bautista Lazcano, caídos en el ejercicio profesional.

La lista de entrenadores es lógicamente menor pero figuran en ella Manuel Medina, Carlos Regalado, Pablo Gil, Williams Taylor, J. Camejo, Luis Pulcini, Ulises Capella, el fallecido Francisco Ortegano, Raimundo García, Henry Gil y otros que escapan de la memoria en este momento.

DIRIGENTES Y CABALLADA

Entre los hípicos entusiastas que han brindado su apoyo en todo momento figuran, entre otros, Pepino, Carmelo y Saro Nuccio, Mateo Meo, Sergio Anarelli, Franco Giordano, Angel Frazzani, Carlos Sterling, Roque Bello, Alvaro Ferreira, Antonio D'Andrea, Rocco Lombardi, González Seguías, Antonio José Grimaldi, hermanos Mérida, Pulcini, Aular; Pedro García, Modesto Merino y el profesor Odremán.

Algunos purasangre que iniciaron campaña en Ciudad Bolívar, tuvieron éxito en la hípica nacional e internacional. Cabe mencionar a Pollito, ganador clásico en La Rinconada; Río Chamita, ganador del Clásico del Caribe; Tomba, Collar Mati, Atlántico y El Guayanés. Regionalmente han ingresado en la lista de sobresalientes: Sweet Money, ganador tres veces del "Simón Bolívar" y el "Derby" de este año; Río Chama, El Colorado, Galaxila, Macacho, ganador dos veces del "Simón Bolívar"; Bandal, Ebano, Tomiko, Pekín, Dartañan, Bravo Chico, Tekel, Fenouil, Límite, Mataró y Caninho.

La cría del purasangre vivió momentos estelares en la década del 80 cuando funcionaron los haras "H.M.", "Chaparral", "Mati", "Agropecuaria S.G.", "Del Sur", "Sermary", "San Francisco", "Amazonas", "Angostura", "Patxi" y "La Ribera". Lo que nunca ha faltado en la hípica guayanesa es el respaldo de la afición hípica, que está considerada como la más entusiasta del país.

OTROS ESCENARIOS E HIPODROMOS

En "El Libro de Oro del Hipismo Venezolano", que dedicó sus páginas "muy respetuosamente al Primer Magistrado de la Nación, Coronel Marcos Pérez Jiménez en 1954, se puede leer:

"Y así surge inmediatamente el nombre de John Boulton, que al ser entrevistado en las postrimerías del año 1932, recordó que teniendo alrededor de 12 años de edad, había visto correr en una pista situada en el camino de El Valle, en la bifurcación de lo que hoy se llama El Peaje, hacia Valle Abajo. Se había hecho allí una pista de unos pocos metros de ancho, donde dominicalmente se disputaban carreras "mano a mano". Esas pruebas se largaban en el camino de Valle Abajo, para terminar en El Peaje.

Poco tiempo después se hizo una pista en el Estadio de Sarría, también en forma muy primitiva, pero ya allí corrían en ocasiones varios caballos y al final del campo de carreras, se levantaron unas graderías a los costados, así como en el frente, donde finalizaban las pruebas.

Todo muy primitivo y rústico, pero ya con características de hipódromo formal, pues se estableció totalización y un pequeño núcleo de funcionarios que se desempeñaban como jueces, lo que trajo como consecuencia que se congregara en este lugar, en ocasión de las reuniones, un público entusiasta y bullicioso que se trasladó más tarde a Sabana Grande, donde ya las cosas del turf adquirieron la característica de algo más serio y orgánico, aunque el viaje hasta aquel lugar, a través de los recuerdos del señor Boulton, adquiría características de verdadera odisea..."

HIPODROMOS EN ARAGUA

En lo que hoy es el museo de la aviación estuvo el primer hipódromo de Maracay. Fue ordenada su construcción por mi General Juan Vicente Gómez en 1913. Desde su bautizo hípico en el hipódromo El Paraíso en 1908, le causó mucha emoción este espectáculo y no podía dejar a su querida Maracay sin su hipódromo.

Todavía bajo su mandato, en 1926, se construyó el segundo hipódromo en las afueras de esta ciudad. Esta vez también participaron sus hijos José Vicente, Gonzalo Gómez Bello, Juan Vicente, Florencio Gómez Núñez y otros miembros de la familia real.

Ya en la década de los 40, el destacado narrador José Eduardo Mendoza, conocido popularmente como "Miralejos" en aquella época y en la actual como padre del gobernador de Miranda, Enrique Mendoza, fundó el tercer hipódromo de Maracay con un grupo de hípicos que le acompañaron en la aventura.

Para aquellos días la temporada de El Paraíso tenía un receso. Ese tiempo de inactividad fue aprovechado por "Miralejos" para llevar adelante el proyecto. Como el anterior, también estuvo en las afueras de la ciudad. Se cumplieron cortas temporadas durante varios años, que sirvieron para calibrar la afición local.

Se jugó 5y6. Hubo jugada de taquilla y transmisión de carreras que era el fuerte de "Miralejos". En ese hipódromo se inició como jinete el viejito Félix Sabino Pérez, quien todavía diariamente monta a caballo en haras "Tamanaco". También marcó el inicio de Carlos León Garrido, quien utilizó el seudónimo de Alejo Caminos en su ejercicio profesional.


caballo.gif

caballo.gif

CABALLERIZOS ESPERAN UN MILAGRO
Mario Cardozo

Los ranchos, vistos desde La Rinconada, nos dan la idea de un nacimiento.
Esa gente humilde se la pasa toda la vida esperando un milagro del Niño Jesús.
Los ranchos están construidos, caprichosamente, por sus propietarios.
Encontramos por dentro un ambiente familiar.
En la salacomedor funciona la cocina.
Al frente una puerta, reforzada, en razón de la falta de seguridad en el barrio.
Una ventana, toda el día abierta, para que refresque el techo de zinc que concentra el calor del mediodía.
Ahí está el consuelo del hogar, un televisor donde la mirada de 16 ojos fijos, converge diariamente en una telenovela, que por su infamia cultural y educativa, daña a nuestro pueblo.
En las paredes cuelgan retratos de Rómulo Gallegos.
De Gustavo Ávila, con Cañonero.
De Domingo Noguera Mora con Klick, en su época de novato.
De Negresco con el cubanito Eduardo Lamas.
Y de Gelinotte con el siempre recordado negro Juan Vicente Tovar.
Un retrato de los abuelos.
Y una foto desteñida, del hombre de la casa, en uniforme con iniciales del INH., sosteniendo, con todo orgullo, un brioso corcel.
EL CHINGO
Estamos en la casa de un caballerizo del hipódromo La Rinconada.
Su nombre; Pedro González. Le apodan El Chingo.
Tiene nueve hijos. Dos son aprendices de peón en el hipódromo. El otro paga servicio militar en Cumaná.
La hembrita, de 15 años, estudia bachillerato en un liceo de Coche y la pretende un vecino llamado José.
Hay uno de 27 años que estudiaba en la universidad.
Por las razones que tienen los pobres, tuvo que dejar los estudios.
Hay tres que van a primaria.
Pese a que obtienen las máximas notas, no existe posibilidad alguna de obtener una beca del INH porque estas fueron eliminadas, para poder atender el subsidio que le pagan al propietario por cada purasangre que interviene en carreras.
CHAROL
Más arriba vive el negro Charol.
Tiene ocho hijos.
Lleva más de 20 años trabajando en La Rinconada.
Está especializado en yeguas delicadas y malas comedoras.
Los entrenadores dicen que tiene buena mano.
En sus años de trabajo como caballerizo, ha logrado levantarle cuatro cuartos a su rancho y encauzarle las aguas negras que corren por su frente.
MANDINGA
León Vivas, conocido como Mandinga, tiene 26 años trabajando como caballerizo.
Es un hombre alto y de color.
La gente del barrio no lo quiere porque lo ve amargado.
Las paredes de su casa son de madera y están embadurnadas de los purasangre millonarios.
Cada vez que se rasca, dice: ¡
A Malaya! quien fuera caballo campeón!

A 50 metros vive José Hernández, El Burro, con su madre y seis hermanos.
Es taciturno.
Jesús Eduardo Benedetti, lo botó porque le faltó tres días seguidos. No ha podido mejorar su rancho.
Sus ingresos son inferiores al consumo familiar.

EL CAIMAN
En la vuelta de abajo reside Fernando Gamboa, El Caimán.
Está endeudado.
Su salario lo administra entre ocho hijos, su madre y su mujer.

Cerca encontramos a Eloy, el cual trabajó para Gustavo Delgado.
A su lado Ramirito, conocido como Maquinita. Labora para Fernando Fuentes.

Al fondo, el rancho de Félix Lugo, trabajador de Adhemar Piñango.

En la parte baja está Juan García, quien tuvo la suerte de ingresar dos de sus hijas en las oficinas del hipódromo.
Ambas se casaron.
Por haberlas abandonado sus maridos, con cuatro muchachos cada una, García se hizo cargo de ellas nuevamente.
Mala suerte con las hijas, buena suerte con los propietarios. Caballos que cuida, caballos ganadores.
Sus patrones le dan buenas propinas.

NO MOLESTA EL HUMO
Esta gente que vive en los alrededores de La Rinconada, jamás se ha quejado del humo y mal olor que despiden los quemadores de basura, ni de las cenizas esparcidas por la zona.
No es que ello sea agradable.
Es que tienen problemas mayores.
Hace 45 años fue el cerro Las Brisas de El Paraíso.
Los cerros cercanos al hipódromo son las urbanizaciones de los caballerizos.
Ellos tienen que entrar a trabajar en la madrugada.
Por esa razón deben vivir cerca del hipódromo.
Nuestros caballerizos y sus familias, cuando se enferman, hasta hace tres semanas, no contaban con ningún programa asistencial. Cuando van donde los médicos privados, no tienen como comprar las medicinas ordenadas en las recetas.
Muchos de sus hijos, mal alimentados, tienen mayor inteligencia que la de los hijos de millonarios.
Hay niños que valen más que otros niños y los que valen menos, son los hijos del pueblo.
Nadie quiere que esto mejore.
No hay planes para mejorar esta situación.
Los oídos son sordos.
No hay dinero.
POCO HAY PARA ELLOS
A los caballerizos,
que son obreros profesionales,
durante todos los gobiernos hípicos se les ha dicho y se les dice en época de bonanza:
¡No hay dinero!
¡Quebrará el hipódromo!
¡Cerraremos el hipódromo!
¡Utilizaremos la Guardia Nacional! .
Así fue hace 10 años.
Así fue hace 20 años.
Así fue hace 30 años.
Así es hoy.
Así será mañana.
Así será toda la vida.
¿Por qué será eso siempre?

No comprendemos las advertencias, cuando dicen:
¡Cuidado con los caballerizos!
¡Son peligrosos!
¡Son flojos!
¡Pueden envenenar los caballos!

Hasta hoy, en más de 100 años de historia hípica, ningún peón ha envenenado un caballo.
En el mismo tiempo, tampoco algún peón ha sido condecorado.

LOS TIENEN POR MARGINALES
Son marginales del éxito del caballo.
Son borrados de los reconocimientos.

Pensamos que hay caballerizos románticos.
Muchos están dispuestos a dar hasta la vida por el caballo que cuidan.
No saben cuánto vale una vida humana.

Supimos de un caballerizo tonto, que daba todo su esfuerzo a Hypocrite.
Para él, era el Dios.
Lo caminaba cuatro horas diarias.
Utilizaba parte de su salario para comprarle colonias y con ellas darle fricciones.
Don Federico de la Madriz y Pastor, lo premió al final de seis años de servicio con cuatro latas de sardinas Picapica.

TRABAJADORES ESPECIALIZADOS

Los caballerizos, son trabajadores tan especializados, como los obreros del petróleo.
Como los trabajadores de la construcción.
Cualquier obrero no puede manejar un caballo.
Sin ellos los purasangre no serían corceles.
¡Ellos también son la hípica!
¡Ellos también son las tardes de carreras!
¡Ellos están presentes en un reñido final!
¡Ellos son el dolor de una divisa vencida!

Son la historia de la hípica.
Son los soldados.
Son el espíritu del espectáculo.
Sólo aparecen en el salón de la fama de la historia hípica, como anónimos.
Cada vez que vean una, foto expresando un triunfo, donde esté el caballo ganador, estará un caballerizo.

¡Por la religión que profesen!
¡Por los principios en que crean!
¡Por sus hijos!
¡Por esta patria desteñida por los caudillos políticos, tengan para su prójimo, los caballerizos, algo de justicia social.
Ellos han dado más que los burócratas a la hípica.

Sólo piden que les paguen lo que pagan las industrias del hierro,
del petróleo, de automóviles, a sus profesionales.

Sepan que ellos están cuidando caballos de 40, 50, 60, 70 y más millones de bolívares, por un mísero salario.

. Los Caballerizos han padecido el mismo mal que el INH con algunos de sus máximos dirigentes, al no encontrar quien los conduzca por la ruta del éxito.
Han fracasado, por desconocimiento de la materia, muchos de sus líderes.
Llevándolos a dolorosas derrotas en las cuales han perdido valiosas conquistas.
Igual ha sucedido con muchos presidentes del INH que lo llevaron a la ruina que hoy presenta.
Sin entrar a clasificar a estos verdugos de la hípica es obligatorio recordar un ensayo que ha sido lo más conveniente para los caballerizos durante toda la existencia de este problema que no han querido definir, por quién sabe cuáles razones.
Fue la creación de una sociedad mixta entre propietarios y caballerizos, llamada Hípica Industrial Asociación Civil (HIAC).
No entendida por el líder de entonces, ayudando en su disolución uno de esos fosilizados personajes pertenecientes a las cúpulas podridas de la dirigencia hípica que se mantienen perturbando con sus prácticas poco éticas.
Los caballerizos han sido considerados y tratados por ese sector cupular como los desheredados.
En una reunión de notables alguien dijo:
Esta sociedad no puede continuar.
Corremos el grave riesgo de que un caballerizo termine viviendo en el Country Club.
¿Saben lo que eso significa?.
En ese momento quedó decretada la muerte de HIAC.
El salario de los caballerizos lo paga el entrenador, que recibe el dinero del propietario.
Es decir, forma parte de los gastos de manutención. Así se hacía en los tiempos de la HIAC.
Así se hace actualmente.
Sólo que en aquellos felices tiempos, que la dirigencia de los caballerizos no entendió, es que ellos recibían la tercera parte del porcentaje de premios a propietarios.
Para darnos una idea de lo que perdieron, basta señalar que para este año cada caballerizo habría recibido por aguinaldo cerca de 6 millones de bolívares.
Ese porcentaje que en aquel momento correspondió a estos trabajadores y que lo renunciaron por ignorancia, pasó a engrosar el pote de premios a propietarios permitiendo la creación del pago por actuación a cada ejemplar que intervenga en las carreras de La Rinconada.
Estamos de acuerdo con incentivos para los propietarios. En ello va la calidad del espectáculo. Sólo que no podemos convalidar el financiamiento de la mediocridad. Hay ejemplares profesionales que corren todas las semanas por ese premio consuelo.
¡A buen mercado hiciera un caballerizo con ese ingreso extra semanal!
Sugerimos a la administración del hipódromo que cambie el sistema. Es más práctico y rentable para ambas partes, el bono por actuación proveniente de un porcentaje a la jugada de cada purasangre.
Claro que este comentario traerá la reacción de quienes urdieron esta trama de quitarle a los caballerizos lo que les corresponde.
Ya vemos el remitido jacobino donde nos insultarán a más y mejor, sin explicar las causas que los llevaron a eliminar esa importante conquista de los caballerizos.
Por su reacción los conoceréis.
Así tendrán oportunidad de saber quienes son en realidad los enemigos de la hípica y de los caballerizos.
De esa manera estos trabajadores hípicos llegaran a saber quiénes le han despojado de lo que les pertenece y podrán reorientar su lucha de manera más certera porque sabrán lo que quieren.
Los caballerizos tienen razón en sus exigencias.
El problema es que han venido disparando a ciegas.
No han visto el blanco hacia donde deben dirigir los tiros.
Lo inmediato es rescatar el tercio del pote de premios que les corresponde.
El próximo año el monto, posiblemente, estará por el orden de los 6 millardos de bolívares, divididos entre aproximadamente unos 1.200 caballerizos en los tres hipódromos, corresponde a cada uno 5 millones, que divididos entre 12 meses, representa más de 416 mil bolívares extras cada mes.
Los caballerizos representan el único grupo homogéneo de la hípica.
Por ello siempre responden en forma solidaria.
Como también es lógico tratan de debilitarlos y en ocasiones logran esa meta mediante vulgares chantajes.
La presidencia del hipódromo la ocupa un hombre de sensibilidad social, con mucha simpatía hacia la clase trabajadora.
Llevándole planteamientos serios.
Bien fundamentados, como por ejemplo el rescate de ese tercio del pote de premios que en justicia les pertenece, con toda seguridad serán atendidos.
Es de igual forma un camino seguro para hacer llegar sus demandas hasta la Presidencia de la República. Según el discurso del Primer Magistrado, los trabajadores son materia prioritaria en su gobierno.
Los caballerizos representan la mano de obra especializada en el hipismo y han sido despojados de un porcentaje que en justicia merecen.
Hacia esa meta es donde deben ir las reclamaciones en forma concreta.



Viernes, 23 de Abril de 2004

Espere la proxima semana , nuevas historias y anecdotas ..

BAJE LOS VIDEOS HIPICOS DE HIPICOMPUTO DE ALFREDO DE JORGE

campeoneshipismo@hotmail.com